LOCOS Followers

LOS LOCOS QUE NOS SIGUEN

lunes, 13 de febrero de 2012

¿QUIÉN PUEDE HABLAR DE ÓRGANOS HUMANOS SIN RASGARSE LAS VESTIDURAS?


¡¡¡LIBERTAD PARA WENCESLAO MANSOGO!!!


Las leyendas urbanas aveces te traen historias que sólo si estas borracho podrías tragarte. Y no es que traguemos pocas cosas en éste mundo, pero hay de las que no te dejan de apetecer escuchar y luego, por supuesto, digerir. Una buena mañana leemos que el Dr Wenceslao está siendo inculpado de ser traficante de órganos al asegurar los familiares de la víctima de su clínica de que algo no estaba completo. Otra buena mañana te puedes despertar con unas fotos de cuatro adultos, seguramente con novias, esposas y amantes igualmente adultos. Padres de hijos e hijas y hombres hechos y derechos que han sido zurrados por el trasero por un maleante vestido de agente de la seguridad nacional que responde al insípido nombre de Elías Bombero como si fuesen unos niños que se ha comportado mal en la época aquellas en el que ponerlos sobre tus rodillas y darles con la palma en el culo era lo normal. Si Elías Bombero es tontolaba y encima lleva pistola, entonces diremos que Obiang sabe de que se trata cuando temas tan empinados como los que se traen él y los suyos entre manos para frenar a un opositor al que sólo con artimañas dignas de una dictadura se pueden entender.

Y las leyendas urbanas siguen circulando. Por ejemplo, se cuenta por ahí que Obiang practica el canibalismo. Suena un tanto irreal, pero tampoco es que el hombre parezca nadar en dirección contraria a esas insinuaciones. Es sabido por todos los románticos que los sanguinarios líderes se deben a ese nombre, sanguinario, porque son expertos en derramar sangre con mucha frecuencia. Con o sin leyendas urbanas, para mantenerse en el poder 33 años, Obiang ha tenido que cegar alguna que otra vida. Directa o indirectamente, eso no importa, lo que importa es que sus manos no pueden estar tan limpias como aparecen en televisión ya bien lavadas con lavanda puig. Los líderes sanguinarios se escudan en eso de que son representantes del pueblo y que ellos no han hecho jamás nada que fuese en contra de la legalidad y de las leyes, pero claro, las leyes las imponen ellos. Por eso, cuando a uno como Obiang le dicen que se ha secuestrado a cuatro opositores en Benin, en lugar de detener a los causantes (siguiendo sus órdenes, claro...) para así disimular una falsa penitencia, ordena que los maten sin juicio justo, ni garantías que lo pruebe. Se les mata así tal cual y a seguir adelante como si los causantes de esas muertes fuesen los que "traen ideas importadas".

Y Obiang cuenta con un séquito de maleantes con trajes que ya ni te digo, el que menos, ha torturado u ordenado torturar. Por eso se le dice estado del terror a un país donde las fuerzas sociales, polítcas y militares recaen sobre una sola persona que se rige como salvador, que se cree dios. Todos los poderes, legislativo, ejecutivo y el otro del cual no me acuerdo (¡coño!...) ahora, son gestionados por una mente enferma desde una visión política. Todos se convierten en cómplices y hasta uno se pregunta por el papel de los hijos del "ejecutor" en la barbarie. ¿Cómo se siente una persona de menos de 40 años cuando le dicen o lee todo el rato de que su padre es uno que manda matar o que antaño mató? ¿Se dirán, "no es verdad, papá es una gran persona" y harán oídos sordos a las plegarias de justicia de los hijos de los que ya no verán crecer a sus pequeños?. Y así debería funcionar la cosa. Si a cualquier miembro de los que componen un gobierno o el aparato clave de un régimen dictatorial y totalitario por el papel de Adolf Hitler en la humanidad, te contará las atrocidades del III Reich sin perderse en tonterías como "Se debe entender que era difícil mantener a Alemania sin fisuras por eso ordenó lo que ordenó..." ya que eso supondría que se les tache de tarados. Si le preguntaras a la Primera Futbolista Nacional por la labor social de la esposa de Mobutu en una conferencia mundial, evitaría cualquier frase que pueda no gustar a los nuevos dueños del antiguo Zaire en una espectacular prueba de hipocresía. La mujer aseguraría de que Mobutu era un mal africano que se llevó por delante a varios de los suyos y poco mas. Y es así como se entiende que funciona la cosa. Obiang es un sanguinario dictador que se ha mantenido en el poder una buena tira de años y se ha servido de las muertes de gente que no le estaba cayendo ya muy bien o que empezaban a cuestionar un patrimonio que él considera suyo por arte divina. Y no lo decimos nosotros, no, lo dicen todos. 

Y así se nos han ido muriendo personas con órganos humanos de los cuales se asegura que se los comió el Presidente para hacer realidad una leyenda urbana africana que reza que comiéndote los órganos internos de tus víctimas, te quedas con sus poderes ocultos y te haces más fuerte.

Y han muerto muchos, dicen los sabedores de que la lista que podría atribuírsele al vitalicio Presidente de la República de Guinea Ecuatorial es larga. Lo dicen personas que tampoco le caen muy bien a él, ni él a ellos. Es un mundo de acusaciones esto de las políticas barriobajeras. Unos dicen ser portadores de la verdad, otro ni se defiende al considerar a los primeros unos locos de remate que sólo quieren lo que él tiene injustamente. Y Obiang, como todo el mundo sabe, no podría decir que él no ha herido jamás nadie. "¡¡¡QUE LO DEMUESTREN!!!" gritaría si se le presionase en un juicio justo. Pero ese grito es el desesperado grito que han soltado con fuerza otros tantos como él que si bien no parece que vayan a acabar todos enjuiciados (véase Augusto Pinochet o F. Franco o E. H. Omar Bongo...) al menos no dejan detrás a una familia que pueda vivir dignamente ni con todo el oro del mundo. Es posible que nadie demuestre que un Presidente de un país donde todos los intelectuales, o casi todos, están en el exilio, sin una sola revista alejada del pensamiento político del partido en el poder, sin educación seria, sin sanidad seria, sin luz, sin agua y con muchos recursos provenientes de la extracción de crudo se un asesino vil y cruel, pero esa posibilidad se muere cuando los que deben juzgarle son por ejemplo los franceses, los norteamericanos y los pobres españoles, y que no se me confunda la peña, hablo de los respectivos gobiernos de esos países. ¿Cómo ir por la vida diciendo que nuestro colega dirigente de un país reconocido por la ONU es un asesino o cómplice de asesinato? ¿Cómo meternos con un tío al que votan por un 99,09% de votos en su propio país? ¿Cómo ir en contra de intereses económicos que ayudan a fortalecer parte de las finanzas de países en eterno desarrollo con tonterías que suelten en pro de los DDHH personas que luchan a su vez para auparse al poder que corrompe hasta al más cuerdo de los humanos?.

Y esa es la realidad que nos descoloca, que nos desvía aveces de las leyendas urbanas en donde cada cual se quiere creer historias que no son historias para que quepan en la en la mente de gente sana, si no en la cabeza de gente con un retraso mental que supera lo humano.

Y bien señores, no sabemos si acertaremos con ésta carta de LOCO de hoy, pero creemos que nos vendría bien recordar que lo putrefacto del mundo de Guinea Ecuatorial proviene de la putrefacta insistencia de los hombres con voz e inteligencia a perpetuar una leyenda política macabra que lleva 33 años haciendo como si algunos órganos humanos no estuvieran encerrados en la conciencia de un dictador que sólo piensa en encarcelar a los que deciden ir contra él y que pese a todo, sanan órganos putrefactos de personas con posibilidades reales de seguir viviendo, aunque aveces, y muchas veces por desgracia, se les mueran entre las expertas manos...

Entre las más que LIMPIAS expertas manos.

Nsé, hasta que no se demuestre lo contrario, por favor, ¡¡¡LIBERTAD PARA WENCESLAO MANSOGO!!!

MI FRASE DE LA SEMANA: "Es extraña la ligereza con que los malvados creen que todo les saldrá bien"