LOCOS Followers

LOS LOCOS QUE NOS SIGUEN

lunes, 30 de enero de 2012

ALGO DEBE IR MUY MAL CUANDO UNA MAESTRA MULTIMILLONARIA SE AUTOPROCLAMA PRIMERA FUTBOLISTA NACIONAL



El deporte es el que ocupa la palestra number one de cualquier recital, ya sea negativo, como positivo, de la actualidad del país que cuenta ya 33 años de dictadura infumable y enfermiza. Pero es una cosa que no debería sorprender a nadie ya que los esquilmados guineoecuatorianos viven del momento y pasan del futuro por más que éste se presente complicado. Ahora es la Copa de África de Naciones, mañana serán las olimpiadas (el COI no le haría ascos a los barriles del sátrapa, eso seguro...) y quién sabe, hasta podríamos organizar la Champions League si la puta crisis europea no cesa de dejar en la cuneta a millones de contribuyentes, y fuese el dinero del africano, ese que tanto ha aportado al bienestar de occidente, el que les sacase las castañas del fuego y puedan disfrutar de sus estrellas que cobran lo que ningún mortal responsable y noble con su empleo cobraría trabajando 20 diarias, mas los extras.

Guinea Ecuatorial está metida de lleno en su película con final infeliz. Los actores principales ya han logrado birlarnos 500 millones zurrando a Libia. Otros 500 millones driblando las aspiraciones de Senegal. 10 millones por un gol mal anulado. Otros 10 millones para Javier Balboa que jamás los gastaría en el Sipopo Hotel Luxury Sofitel. Y otros 10 millones por el muchacho de la primera diana contra los leones de la terranga y unos 10 millones para Kili, ese defensa que no sabe dónde queda Rebola, ni le importa quién es Edmundo Bosió. Zambia nos hizo un favor a los que sufrimos para trabajar ese dinero, y les metió en esa senda del que piensa que "como ya estamos clasificados, cualquier error es perdonable" derrotándoles para que no nos sigan robando tan "legalmente". Y ahora parece que Didier Drogba podría entrar en el juego solidario que ha comenzado Zambia para que 500 millones no salgan del bolsillo del ladrón al bolsillo del pequeño mercenario. Mientras todo eso ocurre, el pueblo busca cada día una nueva manera expresiva de definir a sus héroes de papel, a sus chicos de oro, a su "La Roja", a sus "queridos foráneos". Tienen claro que ya han entrado en la historia del deporte mundial, mientras el régimen tiene claro que ya han logrado los objetivos que se marcaron con ésta competición: Ser vistos internacionalmente como un pozo infinito de petróleo (¿Creían que iba a decir otra cosa?...).

Pero aparte de estos dineros que se gasta el gamberro de Teodoro Nguema Obiang, hay toda una historia deportiva que definiría perfectamente el historial del país en cuanto a participaciones a eventos se refiere. Desde que las olimpiadas se celebran con el nuevo formato, tenemos deportistas que te pueden contar a día de hoy su participación en dichos eventos ¡Pero viviendo fuera desde entonces!. Me explico, hubo una época en la que te decían que vas a correr en las olimpiadas de... Y tú te sentías el tipo más agraciado del mundo. Pero la felicidad que experimentabas no es nada comparable a la que siente Rafael Nadal cuando es seleccionado para jugar con su raqueta en una olimpiada. Tú, seleccionado por Guinea Ecuatorial allá por los primeros años de la participación de nuestro país a esos eventos, te congratulabas porque era la mejor oportunidad de que te pagaran el costoso viaje a Europa, y así dejarles que regresen ellos con tu pasaporte, mientras tú estabas viviendo feliz lejos de la dictadura, lejos de las oportunidades, lejos de la idiotez... ¡Y como que te daba igual que te quedases en Europa como sans papiers!. Muchos guineoecuatorianos "desaparecieron" de las primeras expediciones olímpicas de nuestro país, y fue algo que se convirtió en un fenómeno súper normal. Ebatela, nuestro fondista que ahora estará intentando beberse su 15avo tetrabrick mientras recuerda sus años de llevarse los aplausos del mismo público que ahora aplaude a los Bodipo sabe de qué hablamos, pero no puede decir nada porque ahora ya no es un héroe, es un maldito bubi que se ha decantado por el alcohol al no poder mantener el PDGEismo en alza. 

Casos deportivos de los que podrían hablar mis mayores que te contaban proezas del "asesinado" Tomás Boamangongo al que escuché a mi padre defender en el ex estadio de Malabo durante un extinguido Sony de Elá Nguema vs Atlético de Malabo, visto que un incha recriminaba a Boamangongo por haber criticado una mala jugada diciendo "Mira tú quién fue a hablar de fútbol... El borracho de Boamangongo". Desde esa tarde, mi padre dejó de asistir a los estadios de fútbol del país, ya que consideraba que eso era "asesinar la historia deportiva del país". Los mayores como Paco Zamora saben que Boamangongo era un buen bebedor, pero también sabían que en sus pies, el balón se había sentido amado. Yo por eso no hablaré de esa leyenda ya que no tendría muchas cosas que decir con certeza. Pero ante mis ojos pasó Macuandja Ngongolo, para mi el mejor jugador de fútbol que ha dado el país. El régimen le dedicó un campo pequeño en el barrio que lo vio crecer con la participación de una empresa petrolera norteamericana, pero murió sin tener ese honor, vendiendo un bar de su propiedad y viendo como muchachos como "Chacho" Eder salían en los calendarios nacionales. ¿Quién pudiera decir que no vió a Eder llevarse a varios contrarios que no tenían ninguna chance de atraparlo antes de que metiera la bola entre rejas?. Seguro que hay algunos que no lo vieron. Y si no lo hicieron, les diré que tuve suerte. diré que tuve demasiada suerte de ver a Eder levantar los ánimos de más de 500 personas abarrotadas en el campo, y tuve la desgracia de verlo en la cárcel al intentar violar a una niña de 3 años que según los sabiondos, fue para regresar al triunfo a través de la famosa brujería. Eso es historia, contada por cada uno, pero es historia. Y como la historia del deporte rey de nuestro país es rica y no se esconde en el fango en el que quiere meterle el régimen actual, les hablaremos de "LA LEY". 

La ley pertenecía a Don Dito Bolo. Exquisito dribling, velocidad sin pausas inútiles, visión de juego amplio. Dito Bolo impuso una ley que se llevaba por delante a cualquier defensa osado. Jugador fetiche del Estrella roja de Umaru Mahama, Bolo era un bubi que encontró un poco de sentido común en el deporte rey y así lo hizo saber a todos antes de que se le cruzaran los testigos de Jehová para asegurarle de que todo lo que le rodeaba era falso, eso mas que el régimen empezó a destruir el deporte sin nadie saber pour quoi, Bolo se metió a vender medicamentos en una farmacia llamada "Los Ángeles" en el popular barrio malabeño del mismo nombre alejándose así de los ángeles que rodeaban al éxito deportivo para acercarse un poco mas a los ángeles de los que hablaban los testigos de Jehová y que por lo visto no existen. A dito Bolo lo puedes encontrar todavía en esa farmacia recibiendo órdenes de un satrapilla que se cree inteligente sólo por vender paracetamoles. Tristeza.

Y tenemos más historias que demostrarían que el deporte en Guinea Ecuatorial ha decaído gracias a las políticas de un país que hace las cosas al revés. Antes no había dinero, pero teníamos dos ligas de fútbol, dos de basketbol y varias de ténis. Ahora hay dinero, y no tenemos ni una liga de canicas. Pero bueno, nuestra carta de hoy tiene ganas de acercarles a lo que es la crónica de una muerte anunciada que ahora con orgullo se llevan los chicos de la Nzalang Nacional. Porque los Balboa y compañía no son los primeros en hacer vibrar a los incautos guineoecuatorianos. ¡Que va!... De eso ya se encargaron los chicos que jugaron la Copa de la Cemac al alzarse con el trofeo centro africano. O el más reciente de los casos, ese que tuvo como principal artífice a la goleadora nacional llamada Constancia Mangue de Obiang. Que con el dorsal número 0 jugaba a un nivel altísimo junto a las Ayongman para alzarse, bravo por ellas, con la Copa de África Femenina. Ese gran campeonato que hizo Constancia Mangue de Obiang, teniendo casi 59 años o un poco mas, le valió el título oficial de "LA PRIMERA FUTBOLISTA NACIONAL". Lo cual también le valió ser la única futbolista que tendría un cartel para recordarle a toda la exitadísima población de que ella era la estrella de un equipo de chicas que habían logrado la hazaña sin tener siquiera una liga doméstica en la que demostrar sus aptitudes. Esa Nzalang femenina nos recuerda a ésta Boys Team, ya que cuenta con un buen número de expatriados dispuestos a llevarse su trozo de pastel del petróleo que brota de cualquier agujero nacional, hasta tal punto que una chica con rasgos masculinos pensó forrarse antes de que la FIFA le pusiese un cartel de sospechosa por "encubrir un pene bajo la vagina". Y es así que el fútbol femenino que tantas alegrías ha dado a su sufrido pueblo se quedó anclado tras la magnificiencia de una primera dama que de fútbol sabe lo que yo de Ciencias Políticas.

Guinea Ecuatorial no está exenta de anécdotas buenas. Un buena es la que tuvo como protagonista al mismísimo Presidente de la República, sí, ese mismo, el dictador. Pues resulta que en tenis el nombre que ocupó todas las portadas es el de Paco Sibita alias Opapo. Un chico que se dejaba la piel en las pistas, se ganaba "amigos" en las altas esferas porque Obiang Nguema Mbasogo, (El Primer Tenista Nacional, entre otras cosas...) organizaba un torneo para comprobar si alguno le superaba el revés de diablo que tiene. Todos los tenistas jugaban ese torneo, pero en las finales se jugaba con dos equipos. Uno compuesto por algún chaval tenistas bueno acompañado de algún empresario (por ejemplo Paco Maqueda...) y en el otro equipo, casi siempre formado por Opapo y el Primer Tenista Nacional. Los partidos lógicamente los ganaba el equipo en el que militaba el mejor tenista del país, al que los contrincantes tenían que devolver las pelotas con cierta "educación" para no esforzarle mucho la cosa interna huebal. Obiang ganó todos los torneos y se llevaba el trofeo a su casa para presumir, mientras que el premio económico se lo dejaba a Opapo, previas palmaditas en la espalda, "Que pena que seas bubi hijo. Ya estarías tocando el cielo" le diría cada vez que el avispado tenista recibía el dinero que al Presidente le servía para limpiar el trasero de "Juanito", el mono de Armengol. El tenis pasó así a ser una cosa para acercarse al poder, en lugar de un deporte que podría fortalecer el espíritu competitivo y noble del país. Opapo y otros tantos pudieron haber jugado Roland Garros, pero entre la ambición y las políticas deportivas inexistentes del régimen, juegan a otra cosa mientras ven a Nadal fastidiarle el number one a Federer para luego perderlo frente a Djokovich.

Pero el mayor logro que ha obtenido el país que construye estadios de fútbol sin tener un solo campo para la diversión juvenil, fue con la llegada del peor nadador que las piscinas olímpicas han conocido hasta nuestros días. 

Hijo de camerunés y de guineoecuatoriana, Eric Moussambani Malonga creció entre España y Guinea Ecuatorial. Era alumno del colegio camerunés de Malabo instalado en la verdeamarela Embajada de dicho país. Buen estudiante y amigo de sus amigos. sus estudios secundarios los hizo en el colegio claret de Luba donde compartió patio de recreo con otros jóvenes atléticos que si el país hubiese tenido un poco de buena política deportiva, hubiesen estado en la jet-set del deporte mundial en las modalidades que fuesen, sobre todo en baloncesto. Y cuando no estaba en Luba, o en Madrid con su madre, el chico jugaba en la calle Enrique Nvó de la capital, entre otros chicos en los que se encontraba también Nsé Ramón alias "Macho Chiklet". Papu también era amigo de la infancia de Eric al que conocíamos con el cariñoso nombre de Ituri, Papu es hijo del mítico entrenador aussa Umaru Mahama que fue seleccionador de Guinea Ecuatorial un par de veces. Luego estaban también los mayores, Guegue, Papae, Minú, Cuco, Pinocho, Opi y otros mas. Eric creció entre chicos de diferentes lugares de la geografía nacional, pero con los que más compartió juegos, fue con los de su edad. Y esos de su edad tenían, pese a la prohibición de los padres, la mala costumbre de bajarse al puerto de Malabo para tirarse entre barcos y cayucos de pesqueros, arriesgando así nuestras vidas. Eran otros tiempos, pero aprendimos todos a nadar en esas peligrosas aguas. 

Pero cuando el puerto era imposible de acceder, los destinos más cercanos herán las playas que rodeaban la ciudad capital. Así que optábamos por el muelle, ahora propiedad americana, o por la playa de carboneras que era la más cuidada porque cerca de ella vivía un hombre fuerte de la cooperación española. Y es en esa playa donde vi a Eric hacer sus brazadas más importantes ya que el desafió era nadar hasta alcanzar un pequeño cayuco propiedad de unos pescadores annoboneses y que se llamaba "Liguina Namay". El cayuco se encontraba a una distancia considerable para chavales de menos de 18 años, pero era la mejor opción de bañar en aguas más limpias ya que es sabido que las playas del país están muy sucias por la poca atención que le prestan los nativos. Cuando no era en esas playas peligrosas (perdí a varios amigos en las aguas turbulentas obstruidas por las negras arenas...), la opción eran la piscina del Hotel Ureca, de difícil acceso (éramos unos pordioseros sin futuro...), o la del Hotel Bahia, donde podías mezclarte con todos los niños que venían de barrios céntricos de la capital. No nos gustaba mucho esa piscina por que siempre los hijos de los grandes hombres le metían palizas a los demás por cualquier tontería. y en esa misma zona del Hotel Bahia, había una atracción muy peligrosa que era cruzar desde la costa hasta las dos islitas (ahora desaparecidas por culpa del nuevo puerto...). Eso ya era harina de otro costal. si no eras annobonés o combe, las posibilidades de éxito eran casi nulas. 

Y sería esa condición la que le llevó a un enano señor Roca, tío de Eric Moussambani a seleccionarlo para cubrir una de las plazas de natación olímpica que la COI había puesto a disposición de los países que no tienen muchas oportunidades. El señor Roca que fue padrastro de uno de mis mejores amigos, tenía en sus manos esa beca y en lugar de rechazarla, decidió hacer el típico "amiguísmo-familiarismo" que bien define a los que viven en un sistema dictatorial obsoleto. Se acordó de que su sobrino, o sea Eric, era combe y aveces se bañaba en las playas peligrosas y las piscinas de los hoteles para blancos. Ese pensamiento lo alejó de cualquier indicio de ética, de moral y de sentido común para que pudiese evitar la debacle que se avecinaba. Llamó a su sobrino, le preguntaría por si estaba dispuesto a viajar tan lejos "¿A dónde tío?", "A Australia, a Sidney". Erica era un chaval de barrio, su madre estaba en una buena situación económica y por eso tanto Eric como el actual Director General de Medias communication, José alias "Alí", eran los únicos considerados "pijos" del barrio, secundados por los Meko Ncó y poco mas. La invitación le hizo a Eric hacer lo que hacen los africanos cuando les propones viajar al 1er mundo "Acepto". Pero claro, aceptar significaba pasar un par de horas metido en esas aguas que la prensa sensacionalista española (que no se entera de que hay más cosas que nos unen que las que nos separan...) tildaron de "infestadas de cocodrilos". No habían cocodrilos, los que piensan eso es que están más tontos que la mismísima democracia que no tiene humanos verdaderos controlando que sea respetada íntegramente. Lo que sí había en esas aguas, era una cantidad de energías inútiles que se dejaría el futuro nadador guineoecuatoriano para preparar su intromisión en el mundo dominado por Michael Phelps y Ian Thorpe, dos anguilas que podían competir con un tiburón en los 100 metros que exige una piscina olímpica considerable. Pero Eric, como todo guineoecuatoriano que no sabe hasta dónde debe uno a usar un poco la cabeza, se dedicó a nadar en aguas estancadas como las piscinas, para luego regresar a su casa a comer una dieta alejada de los deportistas profesionales (y esa es otra, en Guinea Ecuatorial, la comida es un 8 mil...).

Ya en Sidney, y con todo el mundo observando, el muchacho hizo algo que presagiaba un cierto halo de profesionalidad. Cuando sus dos otros oponentes saltaban a destiempo, Eric se quedó clavado en la tarima. Eso le valió la opción de cruzar esa piscina solo. El mundo vio el cuerpazo (era en Guinea Ecuatorial la época de llevar camisetas ajustadas, previo levantamiento de pesas construidas con latas de comida de bebe, rellenadas de cemento y unidas por una tubería de hierro usada por los fontaneros...) del chico de Malabo y se creyó que no tenía nada que envidiarle a los mejores. Pero cuando Eric se tiró al agua, comprendió el porqué Guinea Ecuatorial no es un país al que hay que dejar lo más alto del podium de los que que logran grandes objetivos deportivos, grandes hazañas. Erica se vio sólo rodeado de agua y empezó su show. El video describiría (youtube...) la agonía y el esfuerzo del muchacho combe, por lo que no tengo nada que decir al respecto. Pero sí diré cuando asomó la cabeza después de haber cruzado y completado su vuelta, su madre se levantó y se tomó un vaso de agua. Su hijo estaba vivo gracias a las horas que le dedicó a las peligrosas aguas de una Guinea Ecuatorial que no valoró jamás el deporte como algo positivo para la juventud.

Cuando Eric Moussambani, ahora más famosos que Nguema Obiang, Constancia Mangue y Obiang Nguema Mbasogo juntos, regresó a casa, la acogida fue de héroe. ¡¿DE HÉROE?!... Sí, de héroe. En Guinea Ecuatorial, nadie es lo suficientemente "listo" dentro del régimen para ver en ese "riesgo premeditado de muerte a brazada limpia" del chico combe como una vergüenza para el país. Para todo el país. Le hicieron un recibimiento de calidad, le nombraron algo en ASHO y le dieron una suma de dinero. Luego lo abandonaron a manos de Speedo para que con la venta de un par de calzoncillos para deportistas, el chaval continuase lo que muchos expertos ya han bautizado como el mayor ridículo jamás visto en las olimpiadas. Y es cierto, se crearon muchos grupos de fans, de miles de personas, y la tónica era reírse de ese "THE EEL" que en lugar de nadar, se pasó varios minutos imitando a los perros cuando buscan aferrarse a cualquier cosa antes de ahogarse. Especialmente penosas eran las imágenes televisivas de los de la seguridad de la piscina prestos a echarse al agua y sacar de ahí a ese atrevido negrito, y la cara de Roca que en lugar de mirar al chico, puso una cara de "Dios mío" mientras escuchaba los aplausos que alentaban a Eric a no morir ante los ojos en primera persona de varios aborígenes. El mundo entero se burló de Eric, esa sería la tónica romántica. Pero para los que usamos la cabeza, tanto ahora con la CAN, como aquél fatídico día de Sidney, se burlaron de nuestro país hasta tal punto de que Will Smith en una entrega de premios en una gala, llamó al estrado a Eric y mientras llegaba hasta donde estaba él, el actor norteamericano (con gran parecido con Eric...) hizo ademán de nadara ahogándose minutos antes de que Eric pronunciase las palabras en inglés "And the winner is..."

Eric Moussambani ahora es empleado de los americanos, vive la fama en internet e intenta pasar desapercibido consciente de que su hazaña es única. Sigue siendo buena gente, muy leal y muy trabajador. Es el mayor de una familia grande y se comporta como responsable. Obiang y sus políticas deportivas le han olvidado. Han construido una piscina olímpica y ni siquiera se han acordado de llamarla "ITURI". El mundo también lo ha olvidad, ya que después de varios intentos para ser profesional, la cosa no funcionó, y una buena mañana, alguien le preguntó "¿Sabes hacer otra cosa que intentar nadar?... Sí. Pues hijo dedícate a eso. Lo de nadar no es lo tuyo". Y así fue cómo un ridículo mayúsculo quedó anclado en la retina de otros que no somos nosotros los que gritamos "BIEN" como su hubiese estado bien ver casi morir a nuestro amigo. Y así es como todos los deportistas amateurs de nuestro país se vieron apartados cuando el país empezó a tener el dinero que hace que las bases para un futuro mejor sean construidas. Pero para nuestra desgracia, la única referencia que tenemos del deporte nacional de todos los tiempos, es la Primera Dama de un Presidente dictador que con un salto maestro salió de ser maestra de escuela a...

PRIMERA FUTBOLISTA NACIONAL.

El Nzalang Nacional es al final la crónica de una muerte anunciada. Esperemos que un profesional africano como Didier Drogba no esté en su mejor momento, o esto hará que se desanime la eufórica afición nacional y los estadios de la CAN se queden sin hacer caja.

Nsé, ex capitán del Real X Balompie de Nene Napy en su infierno de la 2da División. Cuando había hasta liga de segunda... ¡Y les hablo de hace poco menos de 8 años!

MI FRASE DE LA SEMANA: «Hay hombres que luchan un día y son buenos, otros luchan un año y son mejores, hay quienes luchan muchos años y son muy buenos, pero están los que luchan toda la vida, y esos son los imprescindibles»